25 nov. 2010

¡Basta de publicidad!


Prender la tele un rato para que los chicos miren una película o algunos dibujitos animados se ha convertido en un verdadero calvario para las madres (y para los padres, también).
Publicidad, publicidad, publicidad… no dejan de bombardearnos, a los adultos y a los chicos que, en consecuencia, nos atacan también.
Pañales que no paspan, juguetes carísimos, yogures que adelgazan, cereales que los hacen fuertes, cremas que evitan nuestras arrugas, shampoos que nos dejan el pelo sin frizz, alimentos saludables para los niños…. debo reconocerlo: ¡creo casi todas las mentiras que entran por los ojos y me enojo cuando no consigo los resultados prometidos!
A modo de ejemplo, aquí algunos casos:
- Detergentes, limpiadores, jabones, esponjas, desodorantes para inodoros, etc: todas, sin excepción, son publicidades que utilizan madres preciosas, bien vestidas, bien peinadas, felices y contentas… ¡limpiando la casa! Nunca logro pasar por esos estados de ánimo mientras limpio… y menos aún, logro verme preciosa, con un pantaloncito blanco, el pelito planchado, un collar precioso y una esponja en la mano… Indignante.
- Patitas de pollo, salchichas, ketchup, mayonesa, papas fritas con forma de caritas sonrientes, bastoncitos de calabaza o espinaca: toda comida chatarra, claro. Pero presentada como saludable, sin grasas “trans”, con muchas proteínas, vitaminas, minerales y cocidas a base del mejor pollo y las verduras más naturales que se nos puedan ocurrir. Y que resulta imposible, ¡sí, imposible! de reemplazar con pollo al horno, puré recién hecho, tarta de espinaca o acelga, carne asada, ensaladitas o cualquier opción saludable que se te ocurra presentarles como almuerzo. El grito de ¡quiero patitas! ya me tiene agotada…
- Juguetes difíciles: sí, difíciles, complicados, imposibles de utilizar como te los muestran en la tele. ¿Quién no compró el maquillaje de la maldita muñeca rosa y después de dos horas de pintar a su hija, ella se miró en el espejo y exclamó, enojada: ¡te quedó horrible, mami, yo lo quería como en la tele! Y para el caso de los varones: ¿no les pasó que compraron la pista de autos que da varias vueltas, con rulos, subidas y bajadas y después tardaron un año y medio en aprender a armarla, bajo la mirada impaciente del pequeño? ¡No somos maquilladoras profesionales ni ingenieras, sólo somos madres!
- Yogurt para el “tránsito lento” que te dejan la panza chata, impecable, divina: sí, claro. Voy a quedar así de divina, si acabo de salir del puerperio, tengo toda la piel estirada, varios kilos de más y encima me como todos los restos de comida que dejan los chicos porque “la comida no se tira”. Y encima hay que vestirse con ropa violeta, para quedar a tono con el envase del yogurcito, como la chica de la propaganda…
- Cereales que dan energía, flancito que te “sacan músculos”: ¡mami, mirá que rico, mami hay que comprar, mami, así tengo fuerza!... parece un disquito rayado… y ante las góndolas, se repita la misma historia. Lo peor es que, generalmente, no les termina gustando, es distinto a lo que se veía en la pantalla y me lo termino comiendo yo… y ¿después me preguntan por qué no me hacen efecto los yogurcitos diet que me como?

¡Basta! Alguien que se apiade. Las mamás no podemos estar divinas, limpiando la casa. Ni con la pancita chata, comiendo cosas light. Ni presentando juguetes sobredimensionados en la pantalla ante los ojos desilusionados de nuestros pequeños.
Bien lo dijo el célebre publicista Leo Burnett: “la publicidad no es la más noble creación de la mente humana…”

24 nov. 2010

Nuevos estudios derriban el mito del hijo único

Los índices de natalidad disminuyen y el mundo se alerta: ¿una sociedad de hijos únicos? El modelo familiar de hijo único que en China se instaló como medida de control demográfico se está globalizando naturalmente en el resto del planeta. Un creciente número de parejas decide tener un solo hijo; otras se desarticulan después del primer nacimiento o no tienen los medios económicos para sostener a familias numerosas, más allá de su deseo.
Con el fantasma de una sociedad de hijos únicos que el prejuicio popular considera déspotas, caprichosos, narcisistas e individualistas, investigadores de todo el mundo los han convertido en objetos de estudio. Una de las investigaciones más recientes estudió a 13.466 adolescentes. Coordinados por Donna Bobbitt-Zeher y Downey Douglas, de la Universidad Estatal de Ohio, los investigadores indagaron la sociabilidad de los hijos únicos, escrutando los índices de popularidad entre sus pares.
Según el estudio, los adolescentes no presentaron menores niveles de aceptación y popularidad: no fue posible establecer diferencias en cuanto a las relaciones con sus pares.
Otro estudio coordinado por Douglas en 2004 había hallado que en preescolar los hijos únicos presentaban dificultades en las relaciones interpersonales. Sin embargo, en indagaciones más recientes, entre niños que cursaban la escuela primaria hallaron que, aunque en los primeros años de vida existan diferencias entre los hijos únicos y los hijos de familias con más hijos en cuanto a las dificultades para estar con otros, esas diferencias se diluyen con el paso del tiempo, en la medida en que aprenden a compartir en la escuela y en otros ámbitos lo que no comparten en la casa.
"Entre el preescolar y la adolescencia, los niños tienen más oportunidades para interactuar con otros y desarrollar habilidades sociales en la escuela y fuera de ella, como en clubes, centros deportivos y grupos de pares. Estas interacciones compensan cualquier diferencia que pudo existir en sus primeros años", dijo Donna Bobbitt-Zeher a La Nacion.
Por su parte, Laurie Kramer, profesora de Estudios Aplicados de Familia de la Universidad de Illinois y autora de un reciente estudio sobre el tema, refuta la idealización de las relaciones fraternas. Los hermanos cumplen un papel indiscutible como agentes de socialización, pero no necesariamente de signo positivo. Por ejemplo, "una adolescente tiene mayor riesgo de quedar embarazada si una hermana mayor fue madre adolescente".
La influencia de las relaciones fraternas es innegable. Sin embargo, el mundo social no se circunscribe a los lazos biológicos y los chicos que crecen como hijos únicos encuentran hermanos sustitutos que los acompañan en su proceso de socialización en amigos, vecinos, primos o compañeros. El mundo exterior, por fuera de los límites familiares, descomprime un clima familiar sofocante, que espera y exige demasiado del hijo único.
"Los vínculos familiares no están soldados a los vínculos de sangre", dice Graciela Saladino, profesora de Psicología Evolutiva II de la Universidad de Buenos Aires. Hoy no existe un modelo único de familia, y las funciones tradicionales pueden ser corporizadas por múltiples figuras. El comportamiento no está marcado por la cantidad de hermanos, sino por los valores que cada familia promueve.
"A compartir se enseña" ejemplifica la psicóloga. Hay padres que enseñan a querer al prójimo y a vincularse con el exterior, y otros que, por el contrario, generan vínculos cerrados que no son saludables para ningún niño. Aunque no tenga hermanos de sangre, es fundamental que el niño sepa que hay otros, que no es único."
Abrirse al mundo y a la presencia de los demás es una condición de desarrollo saludable para todos, que, en el caso de las familias con hijos únicos, se intensifica. Una vía que facilita esta integración es "crearles necesidades intelectuales en contacto con otros, para que no sean unos tontos sentados frente a la computadora o la TV porque, en ese caso, sí se aíslan", propone Cristina Sabin, psicóloga y madre de un hijo único.
"También es necesario decir que no cuando corresponde, no acceder al deseo constante de un chico que se siente el centro del mundo". Romper esta ilusión narcisista es, justamente, lo que permite desarticular la caracterización del hijo único como un déspota, ególatra e individualista, que responde a la descripción de quien es incapaz de hacer del otro un semejante y vive como si los demás fuesen invisibles.

Fuente: La Nación

19 nov. 2010

Murió Ezequiel


Este blog intenta no hacer política. Ni meterse en polémicas. Ni intenta influenciar a quienes lo leen.Pero hay noticias que no pueden ser ignoradas. Porque lastiman, porque duelen. Por eso, hoy Tu Bebé Crece se indigna y publica esto:

Murió Ezequiel, el niño de seis años que desde los cuatro era esclavizado por la empresa Avícola, “Nuestra Huella”. El lunes de la semana pasada lo habían vuelto a operar, pero el tumor ya le había ocupado todo el cerebro. La corta vida de Ezequiel transcurrió la mayor parte de su tiempo entre la sangre y el guano de las gallinas y manipulando venenos con elementos cancerígenos de la empresa para cumplir a rajatabla con los topes de producción que la patronal le imponía a su familia.Las maestras de la escuela de Ezequiel, ya habían advertido que el niño se dormía cuando iba a clase, hasta que a finales de setiembre se desmayó y fue llevado de urgencia a una clínica de Pilar. Durante semanas nadie tuvo noticias de él. La empresa prohibió terminantemente a los padres hablar del tema con sus compañeros de trabajo. Y logró la manera de modo muy simple: convenciendo a los padres que si algo le pasaba a Ezequiel ellos serían penalmente responsables e incluso les quitarían la tenencia de sus otros hijos y ofreciéndoles a cambio de su silencio, la atención médica del niño y eventualmente una suma de dinero en caso que hubiera un desenlace fatal. Paralizados por el miedo y la desesperación, los padres aceptaron el chantaje y se llamaron a silencio.Ahora sabemos que de la Clínica de Pilar fue derivado a la Clínica del Centro de La Plata, donde se le detectó un tumor cancerígeno en el cerebro y de allí fue trasladado a otra Clínica en Laferrere, donde fue intervenido quirúrgicamente y se pudo reducir parcialmente el avance del tumor. No obstante, cómo su situación seguía siendo muy grave, la empresa dispuso su traslado al Centro Gallego donde fue internado en terapia intensiva. A los pocos días el tumor volvió a reproducirse y se lo intervino quirúrgicamente el lunes de la semana pasada, pero su situación siguió agravándose hora tras hora hasta que este martes a la madrugada falleció. Recién tomamos conocimiento hace un rato, porque su estado de salud desde hace días era un secreto guardado entre siete llaves por la empresa que quería evitar a toda costa que se indagara acerca de las causas que lo llevaron a esa situación terminal.Ezequiel fue traído desde Misiones con su familia a fines de 2007 por uno de los reclutadores que opera al servicio de la presidenta de la empresa “Nuestra Huella”, Alejandra López Camelo y que cobraba $ 2500 por cada familia que lograba engatusar. La promesa era dejar la pobreza extrema de Misiones, por un trabajo estable y una casa segura, donde los chicos crecerían en el campo y junto a la naturaleza. Los costos del traslado correrían por cuenta de la empresa. Y la familia sólo tenía que limitarse a aceptar el paraíso que les regalaban. Entre la pobreza extrema y crónica y un futuro de vivienda y trabajo estable, ni lo dudaron.Al llegar a la granja “La Fernández”, la situación distaba mucho de lo prometido. Al padre lo pusieron a cargo de uno de los galpones, donde debía juntar miles de huevos por día, remover guano, juntar la sangre y distribuir el veneno. El tope de producción que le imponía la empresa era imposible de cumplir sin involucrar al resto del grupo familiar, lo cual era estimulado por los capataces de la empresa. Y si ese tope no se cumplía, se corría el riesgo de quedar sin trabajo y en la calle, esta vez a miles de kilómetros del lugar de origen y los conocidos. Además, la familia debía pagar la “deuda” que habían contraído por el traslado a Buenos Aires. Fue así que primero la esposa y luego los niños comenzaron a involucrarse en esas jornadas infernales de producción en el galpón. Lo mismo pasaba en los galpones vecinos, donde ya estaba naturalizado que todos los grupos familiares trabajen a destajo, pero sólo para conformar el salario del padre, un salario más bajo que el de un peón rural.Cientos de familias más, son esclavizadas del mismo modo que la familia de Ezequiel en unas 70 granjas dispersas por Pilar, Zarate, Campana, Exaltación de la Cruz y Córdoba donde muchísimos chicos están expuestos a correr la misma suerte que Ezequiel. Esas granjas son propiedad de “Nuestra Huella”, una empresa que gozaba de prestigio y liderazgo en el mercado avícola y que tenía clientes poderosos como Wall Mart y Carrefour, hasta que comenzó a conocerse su costado más oscuro: trabajo esclavo e infantil, alambrados electrificados, trata y tráfico de personas.Las horas y horas de filmación de trabajo infantil durante el 2008, 2009 y 2010, la granja allanada con la gente esclavizada y la alambrada electrificada, las 30 granjas de la empresa donde el Ministerio de Trabajo constató fehacientemente trabajo infantil en “Nuestra Huella”, los más de cuarenta testimonios de víctimas de la empresa, las filmaciones de las persecuciones y los intentos de sobornos a los denunciantes, los datos precisos de los reclutadores, nada, absolutamente nada fue suficiente para que la Jueza Graciela Cione (Garantías en lo Penal de Campana) y Adrián Charbay (Federal II de Zárate y Campana) se dispusieran a impartir un mínimo de justicia en las causas que tramitan por reducción a la servidumbre y trabajo infantil y trata laboral y tráfico de personas respectivamente. Quizás el hecho de que la presidente de la empresa, Alejandra López Camelo, sea prima hermana del intendente de Pilar , Humberto Zúccaro, cuñada del Secretario General de UATRE local Jorge Herrera y que el ex intendente de Pilar, Sergio Bivort sea el abogado de la firma expliquen un poco acerca del manto de impunidad que rodea la empresa.Desde el 2008 los costureros y cartoneros de la Alameda y el MTE vienen denunciando, juntando pruebas y movilizándose contra la esclavitud y el trabajo infantil en “Nuestra Huella”. Esta mañana, cuando no sabíamos que horas antes Ezequiel había muerto, más de doscientos compañeros marcharon a los dos juzgados penales de Campana exigiendo justicia por Ezequiel y por la salud y la vida de los más de 200 niños que viven y trabajan en las granjas de esa empresa y nos juramentamos volver en los próximos días.La empresa no conforme con haber asesinado a Ezequiel, con haber envenenado a decenas de chicos y adultos, ahora se dispone a hacer desaparecer las evidencias y pretende trasladar rápidamente el cuerpo de Ezequiel y quizás cremarlo, fuera del alcance de cualquier pericia judicial que los comprometa y ponga en evidencia su responsabilidad por Ezequiel y por todos los niños y adultos que manipulan venenos agrotóxicos en sus granjas. La Alameda y el MTE ahora más que nunca redoblará su esfuerzo reclamando justicia y convoca a todos los ciudadanos y periodistas honestos que repudian la esclavitud y el trabajo infantil a que se sumen a nuestro grito para romper el cerco de impunidad que rodea a “Nuestra Huella”.Gustavo Vera (La Alameda) - 011 156-158-4835


18 nov. 2010

Anécdotas divertidas


Karina (mamá de Martina): un sábado a la tarde, después de bañar y peinar a Martu, me pidió que llame a su tía por teléfono porque le tenía que decir algo:
“Tía, ¿podés venir esta tarde con el tío?
No puedo, ¿por qué?
Porque estoy preciosa y quiero que me vean.

Victoria (mamá de Santiago): furioso porque tenía que irse a dormir, Santi me dijo: mami, estoy enfadado. Asombrada, por la palabra utilizada, le pregunté si él sabía qué era estar enfadado. ¡Sí, mami, es estar muy “nojado”.


Marta (mamá de Bárbara): salimos del jardín y nos íbamos caminando a casa, que quedaba a dos cuadras. Estábamos llegando cuando nos cruzamos con un vecino, que empezó a pedirle un beso. Barbi, enojada, me miró y me dijo: Este señor es muy feo, mami, ¡no le voy a dar un beso!

17 nov. 2010

Qué necesita una familia después del nacimiento


Esta nota fue publicada el 28 de octubre de 2008 por Gloria Lemay, Partera Canadiense. Se sugiere que cualquier mujer a punto de ser madre o cualquier mujer que se encuentre transitando el puerperio, la lea, la modifique según sus necesidades, le agregue TODOS los pedidos que se le ocurran y la mande a todos los familiares y amigos:


La mayoría de las mujeres embarazadas reciben estos ofrecimientos de amigos y familiares, pero a la mera hora se cortan o les da pena pedir ayuda cuando están hasta las orejas de ropa sucia, las camas sin hacer, motas de polvo y la cocina llena de platos sucios. El mito de "estoy bien, lo estoy llevando muy bien, la nueva maternidad es maravillosa, puedo hacer frente y mi marido es el Peñón de Gibraltar" es un fenómeno generalizado en el ambiente después del parto. Si eres demasiado tímida para pedir ayuda directamente de las personas, te sugiero enviar la siguiente lista a tus amigos y familiares. Estas son las cosas que he encontrado que llegan a faltar en cada casa con un nuevo bebé. En realidad es fácil y divertido para los de afuera remediar estos problemas para los nuevos padres, pero parece que hay mucha confusión acerca de qué es lo que se quiere y qué es lo que se necesita...
Una guía práctica para saber qué pedir y cómo hacerlo en caso que seas tímida


"Quiero saber si te puedo ayudar de alguna manera cuando el bebé nazca?." ... "Sólo quiero saber si necesitas una mano?". ... "Cualquier cosa que pueda ayudar, solo llámame."


1- Cómpranos papel higiénico, leche y un rico pan de grano entero.
2- Cómpranos un nuevo contenedor de basura con tapa superior abatible y 6 pares de panties femeninos de algodón negro (talla____ ).
3- Prepara una ensalada grande con queso feta, aceitunas negras, almendras tostadas, con ingredientes verdes crujientes y orgánicos y un buen aderezo hecho en casa aparte para agregar después. Déjalo y sal de inmediato. O bien, compramos lasaña congelada, pan de ajo, una bolsa de ensalada, una jarra grande de jugo, y tal vez unas galletas para el postre. Déjalo y sal de inmediato.
4- Ven al rededor de las 2 de la tarde, carga al bebé mientras yo tomo una ducha caliente, pónme en la cama con el bebé a dormir y luego dobla todos los montones de ropa que han sido aventados en el sofá, camas o en las esquinas de la habitación. Si no hay ropa por doblar aún, mete algo de ropa a lavar.
5- Ven a las l0 de la mañana, prepárame huevos, pan tostado y un media toronja. Limpia mi nevera y tira todo lo que esté en duda. No me preguntes nada, sólo usa tu sentido común.
6- Pon un letrero en mi puerta diciendo: "Queridos amigos familia, la mamá y el bebé necesita descansar más en este momento. Por favor, vuelvan en 7 días, pero llamen antes por teléfono. Todas las donaciones de cazuelas de cena serán muy bien recibidas. Gracias por preocuparse por esta familia. "
7- Ven en ropa de trabajo y aspira mi casa polvorienta y luego márchate en silencio. Es agotador para mí, charlar y tomar el té con las visitas, pero voy a renovar mi alma descansando sabiendo que despertaré en un lugar limpio y bien organizado.
8- Lleva a mis hijos mayores a pasar una tarde muy divertida a un parque, un zoológico o Museo de Ciencia y dales de comer alimentos saludables.
9- Ven y dale a mi marido un descanso de dos horas para que pueda ir a una cafetería, bar, pista de hockey o alguna otra actividad de descanso y recreación que lo deleite. Dobla más ropa limpia.
10- Hazme una olla gigante de sopa de verduras y limpia completamente la cocina después. Tome una bolsa grande de basura y vacía cada cesto de basura de la casa y coloca nuevas bolsas.

Estas son las amabilidades que las nuevas familias recuerdan y aprecian siempre. Es fácil gastar dinero en regalos, pero las cosas que realmente marcan la diferencia son los servicios para el cuerpo y el alma descrito anteriormente. La mayoría de tus amigos y miembros de familia no saben lo que pueden hacer que no represente una intrusión. Así mismo, no pueden dedicar 40 horas para apoyar, pero estarán encantados de dedicar 4 horas. Si dejas que 10 personas te ayuden durante 4 horas, tendrá las 40 horas de descanso, apoyo de adultos que realmente necesitas, con un recién nacido en la casa. Hay mágia en la corta oración "Necesito Ayuda"